Leonard Cohen y el último adiós de su hijo Adam




Mi  hermana y yo acabamos de enterrar a mi padre en Montreal. Sólo con nuestra familia inmediata y unos amigos suyos de toda la vida.



Bajó a la tierra en una caja de pino sin adornos, junto a su madre y su padre. Exactamente como lo pidió.



Mientras escribo esto estoy pensando en mi padre, en esa mezcla única de auto-desprecio y dignidad, de elegancia accesible, de carisma sin audacia, su caballerosidad del viejo mundo y la torre forjada a mano de su trabajo.



Hoy me gustaría poder agradecerle tanto, sólo una última vez.



Me gustaría darle las gracias siempre por el consuelo, por la sabiduría que transmitía, por la maratón de las conversaciones, por su gran ingenio y humor. Me gustaría darle las gracias por darme y enseñarme a amar a Montreal y Grecia. Y me gustaría darle las gracias por la música: en primer lugar por su música, que me sedujo como un niño, por su aliento a mi propia música, y, finalmente, por el privilegio de poder hacer música con él.




Comentarios

Lo más visto en la semana

Perón Fiesta